Una Vaca a Cambio de Una Colonia de Kombucha

La Marcha triunfante del Kombucha

La creciente popularidad del Kombucha.

© Günther W. Frank, autor de “Kombucha, Bebida Saludable y Remedio Natural del Lejano Oriente”
Translated into the spanish language by Mrs. Cecilia Paseiro, Montevideo, Uruguay, e-mail Cecilia_paseiro@hotmail.com. I wish to express my sincerest thanks for translating this article.

A Cow in exchange for Kombucha
El uso del hongo para el té de Kombucha, que se pensaba se había originado en el lejano este, penetro hace algún tiempo en Rusia. En la época de la Primera Guerra Mundial, el uso del hongo de Kombucha se expandió hacia el oeste. Las tropas Alemanas y Rusas parecen haber jugado un rol significativo en esta diseminación. A mediado de los años veinte, este hongo se había diseminado en Alemania como un remedio casero y popular. El Dr. Harms (1927) remarcó que en algunas partes de Alemania, por ejemplo en la región industria de Westphalian, el té del hongo Kombucha se utilizaba comúnmente. "La seta es buscada impacientemente en muchos círculos, y pasada a otros". En los años que duro la guerra, la seta encontró una amplia distribución en Alemania, y fue vendida en farmacias, bajo un gran numero de nombres fantasiosos como "Mo-Gu"' ó "Fungojapon".

Tenemos reportes de Polonia, sobre el hongo Kombucha que datan de la Primera Guerra Mundial. Waldeck (1927) menciona que, durante la Guerra un farmacéutico polaco, con quien él se había relacionado, le preparo una rápida bebida laxante – con la ayuda de un remedio esotérico Ruso, llamado "hongo milagroso", "Hongo Volga" ó "Hongo para Té-Kvass ". Lo que sigue es un extracto de su entretenido reporte original:

"Fue durante la Guerra Mundial, en 1915, estaba en una farmacia en la Polonia Rusa. Como estaba muy afectado por una gran constipación – por falta de raciones en la campiña- le pedí a mi anfitrión (quien hablaba muy buen Alemán pero era poco tácito) que me preparara una dosis de aceite de Ricino por la cual le pagaría. El farmacéutico me contesto que no tenía ni un gramo de este remedio ya que los militares le habían pedido que les entregara el stock entero. Cuando le pregunté qué otro tipo de laxante poco dañino me podía dar, primero me miró con una mirada fija por un momento, y luego me dijo en un susurro furtivo que si yo podía conseguir algo de té, azúcar y coñac o ron, me brindaría una "poción milagrosa". Ansioso, saqué todos estos elementos de mi bolsa de campo".

El farmacéutico volcó el licor de mi botella de coñac en un vaso de vidrio, tomó de mi provisión de té una cucharada de té y otra de azúcar, puso todo esto en una tetera que parecía poco limpia, de la cual luego me sirvió un vaso medianamente lleno. Cuando notó cuán dudosamente yo inspeccionaba el turbio liquido, con apariencia de té, se sirvió un vaso para él, y con evidente gusto, se tomó de un trago su contenido marrón.

A mi curiosa pregunta de cómo esta poción podia ser preparada, simplemente me respondió, "el hongo milagroso". Cuando luego le pregunté qué tipo de hongo extraordinario podría ser ése, él contesto gustosamente: "Es un secreto". Me indicó que bebiera media taza de esta poción cada mañana y cada noche.

De vuelta en mi cuarto, bebí cuidadosamente esta poción del hongo. Milagroso. Tenía un aroma alcohólico como el vino, y bajo ningún concepto tenía gusto desagradable, semi-amargo. Seguramente la hubiese consumido con el mayor gusto si no hubiese sido por su rara apariencia, y si no fuese también por las noticias diarias de aquel tiempo advirtiendo sobre el tifus y cólera. Sin embargo, obedientemente tome media taza de él.

La mañana siguiente, el efecto esperado, emancipador y sin el dolor estomacal que acompaña el efecto de otros preparados laxantes, apareció. Durante los siguientes días pude brindarles alivio a dos de mis camaradas que estaban sufriendo como yo, con la ayuda de la anteriormente mencionada "poción mágica".

El día previo al que estaba planeado movernos al este, mi anfitrión se largó en un estado de agitación extrema, en mi cuarto. Soldados austriacos iban a requisar su última vaca, la que él con inquietud había estado ocultando detrás de su cámara de hierbas. Intervine y logré procurar que los soldados – quienes eran incapaces brindar cualesquiera papeles que les brindaran el derecho a confiscar algo en absoluto - dejaran al farmacéutico y su vaca demacrada tranquilos.

A cambio, le pedí al farmacéutico que me revelara el nombre real y la composición de la llamada poción mágica. Su alegría al permitirsele manterner a su vaca fue tal que le soltó la lengua a este hombre normalmente callado. Me dijo que era un oscuro remedio Ruso hecho en casa, el llamado milagro, o Volga, o Hongo de té kvass. Se prepara en forma similar a la fácilmente digerible bebida Kefir, la cual se hace, utilizando granos de kéfir y leche, por "inoculización" de la leche con la colonia de la mucosa gelatinosa del hongo kéfir; asimismo uno simplemente transfiere un poquito de la masa mucosa del milagroso hongo al té azucarado. Esta transformación no es instantánea – como me hizo creer anteriormente – sino que lleva varios días de actividad de fermentación en el líquido que me dio. Ya que él mismo sufría de constipación frecuente, siempre tenía un poco a mano, especialmente ya que es Buena para todo tipo de males, y como la leche de kefir o el yogurt, mantiene exitosamente a raya las aflicciones de la edad con los ácidos formados naturalmente, y encima ayuda a mantener una larga vida. En el pequeño círculo de personas interesadas, el milagro, o té del hongo, como se lo conocía, había adquirido una popularidad enorme.

Fuera de la gratitud por mi vigorosa intervención por su cuenta, el farmacéutico me dio a la mañana siguiente, como nos íbamos, un frasco de cuello ancho conteniendo una gruesa masa mucosa. Este era el cultivo dl hongo para producir el té, con el cual podría preparar la poción milagrosa, tan frecuentemente como quisiese.

Y ese es el reporte del Dr. Waldeck, al cual me gustaría agregar el siguiente comentario: el hongo Kombucha, té y azúcar son los ingredientes necesarios para preparar esta bebida tan pedida en los círculos de medicina popular. El farmacéutico polaco, luego le agregó coñac o ron, los cuales son absolutamente innecesarios. Ud., el lector, lo tiene en forma más simple que el Dr. Waldeck en aquel entonces. Puede obtener una colonia de Kombucha con la cual preparar su delicioso té, así como una saludable bebida pero sin tener que ayudar a un farmacéutico a mantener su vaca. Para más información puede leer el Libro sobre Kombucha "Kombucha – Bebida saludable y remedio natural del Lejano este" por Günther W. Frank. Si le interesa saber dónde conseguir este Libro en U.S.A y Canadá, presione aquí. Si está experimentando dificultades en encontrar una fuente en su país, puede contactar directamente al autor: frank@kombu.de.

No haga como el farmacéutico polaco, y trate el Kombucha como si fuese un secreto personal. Si obtiene buenos resultados, debe considerar la obligación moral de comentarle a otros sobre este hongo. Hay un dicho antiguo en China, que dice: "la ayuda mutual enriquece hasta el más pobre".


Günther W. Frank
Genossensch.-Str. 10
75217 Birkenfeld im Schwarzwald
Germany

© Todos los derechos, Günther W. Frank 1996. Se brinda permiso para copiar libremente este documento en forma electrónica, o imprimirlo si la publicación es distribuida en forma gratuita, siempre y cuando se copie en su totalidad, sin modificaciones, y se incluyan los pertinentes creditos al autor. En el web, sin embargo, debe realizar un vinculo mas que copiarlo. Cualquier otro uso requiere del permiso del autor.


El diario del Kombucha está disponible en 27 idiomas:
Elija su idioma - Choose your language - Waehlen Sie Ihre Sprache - Choisez votre langue:
[Inglés]    [Alemán]    [Francés]   [Español ]    [Italiano]   [Holand]    [Noruego]   [Danés]   [Sueco]    [Portugués]   [Eslovaco]    [Checo]    [Esloveno]    [Hebreo]    [Iraní]   [Esperanto]   [Croata]   [Finlandés]    [Romano]   [Hungaro]   [Griego]   [Indones]   [Bulgaro]   [Ucraniano]   [Coreano]   [Polaco]   [Ruso]

Retornar a la multi lenguage Página principal
Retorne al Español Página principal Günther's book
  Ordene aqui Envío mundial:
Ordene el libro de Günther Frank  “KOMBUCHA - Bebida saludable y remedio natural del Lejano Oriente • Su correcta preparación y uso”.
Nuevo: Si tiene problemas en conseguir mi Libro en su librería, puede ordenarlo directamente del autor a un precio muy favorable: 16,90 € o $28.20 incluyendo gastos de envio. Envío Mundial. Este libro está disponible en Inglés, Alemán, Francés, Español y Holandés. El formulario de envío está aquí
Photo Günther W. Frank © Copyright
Günther W. Frank frank@kombu.de
Hablo alemán e inglés, no hablo español.
Translated by Mrs. Cecilia Paseiro, Montevideo, Uruguay, e-mail Cecilia_paseiro@hotmail.com.
  Por favor, envíe cualquier propuesta o correcciones por email a: Günther W. Frank - frank@kombu.de.
Todavía tiene preguntas?  Português • ¿Hasta preguntas? Ensamble la lista de la discusión de Kombucha enviando un mensaje en blanco a: grupokombucha-subscribe@yahoogrupos.com.br
 Inglés • Suscríbase a la lista de coreo de Kombucha en Inglés. Mandando un mensaje en blanco a : original_kombucha-subscribe@yahoogroups.com
 Alemán •  La lista de correo en Alemán

URL de esta página: http://www.kombu.de/s-cow.htm (El Diario de Kombucha)
© Copyright - Todos los derechos Günther W. Frank

• Impressum •